Palabras del Decano de la Facultad acerca de los 21 años de la Universidad Nacional de Pilar

Queridos compañeros/as, docentes y funcionarios de la Facultad de Derecho, Ciencias políticas y Sociales:

Cuando estamos festejando veintiún años  de vida de nuestra querida Universidad Nacional de Pilar, no podemos dejar de asociar el crecimiento, fortalecimientos y éxitos  de ella y particularmente de nuestra Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales a la labor de los compañeros y compañeras docentes y funcionarios en la ingente tarea de contribuir a la formación profesional de los educandos, desde la cátedra ó las distintas funciones administrativas que nos ocupan.

Es dable entender que ello conlleva el esfuerzo  personal de cada uno de tan  importantes actores institucionales como son ustedes, en mejorar en solvencia profesional, perfeccionar la capacidad, actualizarse en la ciencia ó tarea que le toca  transmitir o cumplir, y sin lugar a dudas en el alto sentido de pertenencia con la Universidad y con nuestra Facultad.

Desde la visión de Decano de la Facultad, alto honor con el que me honraron ustedes, creo y estoy convencido que los logros son posibles gracias al sentimiento de adhesión  y orgullo de cada uno de los compañeros y compañeras docentes y funcionarios al empeño institucional, elementos que nos constituyen en ejemplo de dedicación y disciplina, laboriosidad y respeto a las normas y conductas que rigen la actividad en la Facultad.

Nuestra Facultad, sometida al proceso de Evaluación y Acreditación, ha demostrado la acertada gestión de todos los estamentos, mereciendo por ello elogios de los pares académicos en la oportunidad de su visita de Evaluación, por lo que esperamos un auspicioso resultado.

Esa circunstancia, aparte de animarnos, nos compromete a seguir en el esfuerzo por hacer cada vez mejor las tareas, en cumplir a cabalidad la noble misión de enseñar y servir, en elevar la estima personal de cada uno de nosotros en nuestra calidad de gestores del conocimiento, en la seguridad y conciencia de estar desarrollando honesta y eficientemente nuestra labor .

El cumplimiento de los horarios, de las funciones, el desarrollo responsable de los programas de estudios, el acompañamiento y comprensión al alumno/a, cuya personalidad está formándose con nuestra influencia y nuestro esfuerzo, nos compromete a una labor de ribetes apostólicos y contenido patriótico, en nuestras manos está el presente y el futuro de parte de la sociedad de esta bendita Patria Paraguaya.

En la medida que cumplamos a cabalidad nuestra misión, del maestro en enseñar directamente ó con el concurso  valioso de  auxiliares de cátedra, o el funcionario en ese servicio  respetuoso, profesional, invalorable a quienes acuden a la Facultad, los maestros estaremos  cumpliendo el compromiso asumido al concursar por la cátedra y devolviendo a la sociedad paraguaya lo que nos paga por el esfuerzo, en caso contrario estaríamos perjudicando a quien deseoso por aprender concurre a nuestras aulas sediento de sabiduría y al no encontrar al docente, siente como aquel sediento desesperación al  encontrar seca la fuente donde abrevar  y calmar su sed. Con esto notamos cuán grande, noble é importante es nuestra misión, la misión de quienes servimos en la Facultad.

Cuán grande, noble é importante es nuestra misión, podemos ayudar a crecer haciendo bien nuestro trabajo ó podemos formar ciudadanos mediocres y faltos de conocimiento  y profesionalismo si  nos contentamos con ser burócratas y no verdaderos maestros.

Justamente una de nuestras mayores riquezas en la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales son las personas que formamos esta comunidad, sus docentes, sus funcionarios.

Son ustedes mis queridos compañeros y compañeras los que han convertido a nuestra institución en la nave insignia de la Universidad Nacional de Pilar.

Hoy, por esa razón, cuando la UNP cumple veintiún años de vida y nuestra querida Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales ha sido y sigue siendo la más prolífica cuna de profesionales, me place agradecer el esfuerzo diario, permanente y patriótico de cada uno de ustedes, decirles que gracias a ustedes ese sueño de una Patria Nueva, diferente, libre, feliz, soñada  desde el alma y la ilusión de un egregio pilarense, Carlos Miguel Jiménez. Ese sueño estamos convirtiendo en realidad, cada promoción de egresados constituye una pléyade de luchadores por la esperanza, por la libertad y por el desarrollo de nuestra sociedad.

Gracias, queridos compañeros y compañeras por el esfuerzo, las huellas que dejemos en este interminable caminar marcarán el camino siempre difícil por la senda ascendente hacia el éxito personal de nuestros alumnos y alumnas, a quienes hoy la sociedad ha puesto bajo nuestra responsabilidad, con la confianza centrada en los valores y conocimientos que podamos transmitir en nuestra acción cotidiana.-

Al reiterar las congratulaciones, los agradecimientos y el ruego de seguir trabajando incansablemente en nuestra querida Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales , llegue a cada uno de ustedes el abrazo grande y cariñoso de este compañero de ruta que comparte con ustedes la seguridad de un mañana cada día más venturoso mediando nuestro esfuerzo.

Te gustó este artículo? Compártelo!